domingo, 9 de enero de 2011

La RAE propone y los hablantes disponen


Hemos escogido para titular esta entrada una frase de Javier Rodríguez Marcos que resume muy bien la actitud de los hablantes no sólo ante los extranjerismos, sino también ante las decisiones de la RAE al respecto.

El artículo de Rodríguez Marcos, Güisqui no gustó, ¿gustará pirsin?, plantea el problema de los extranjerismos centrándose en el conflicto entre la coherencia y la riqueza lingüística. La RAE está decidida a adaptar todos los extranjerismos a la ortografía española para que sea coherente, pero está comprobado que son los hablantes los que al final deciden.

Nosotros estamos de acuerdo con que se adapte la ortografía de algunos, pero también admitimos que al ser especialistas en idiomas nos chirrían algunas de las propuestas de la RAE para muchas de estas palabras. Sin ir más lejos los dos que se citan en el título del artículo son un ejemplo. Estamos seguros que hay mucha gente, que sabe como se escribe piercing, para los que la propuesta de "pirsin" no es una opción, pero ¿y para los demás?

El debate está ahí. ¿Qué pensáis de la adaptación de los extranjerismos? ¿Deberían adaptarse todos o sólo algunos? Si lo que se pretende es hacer algo coherente para dar unidad a la lengua, ¿hasta qué punto funciona si sólo unos cuantos escriben "güisqui" ("yas" por jazz O-o) ?


pd acueriooooooooooooooos jarmoni an anderstadin.... libereisoooon