lunes, 3 de diciembre de 2012

Nunca hablaremos inglés...


Y estoy totalmente de acuerdo. Como profesora de secundaria de inglés puedo afirmar que casi todo lo que dice Raúl Fernández Jódar en su artículo del Huffington Post es cierto. Mis habilidades comunicativas en lengua inglesa no las aprendí en la carrera de Filología Inglesa, sino fuera de clase; practicando, viviendo en el extranjero y currándomelo por mi cuenta. Aprendí muchas otras cosas, eso sí, muchísima literatura y mucha lingüística y un largo etcétera, pero el tiempo dedicado a la comunicación en otra lengua es escaso y en más de un caso implica dedicarle horas fuera de clase. Yo lo hice, yendo a talleres de conversación, rodeándome de mis compis extranjeros, con música, con pelis, trabajando para extranjeros. Se puede decir que el 90% de mis días era en otro/s idioma/s.
He trabajado en el sistema educativo del Reino Unido y he constatado, como bien apunta Raúl, lo equivocados que estamos en el enfoque, en la metodología. La teoría nos la sabemos muy bien sobre el papel, en las programaciones, etc. Mucho enfoque comunicativo, mucha metodología CLIL y mucho título de B2, pero como muy bien dice el artículo, sueltas a esos profes y a los que no son profes pero tienen un supuesto B2 y no saben hilar dos frases. Y el problema no es sólo académico, de años de métodos equivocados, sino también de actitud. Un profe de idiomas tiene que estar en constante contacto con el idioma, para no oxidarlo, para no olvidarlo. Hay que crearse un ambiente de inmersión lingüística en casa. Inglés para leer, escuchar y hablar. Muchos hemos sido testigos de cómo algunos profesores de idiomas se abandonan o sienten vergüenza cuando hablan delante de otros compañeros del departamento en inglés. A ver quién es el suertudo que ha propuesto un método a base de experiencia ("hands on experience") para implementar de verdad el dichoso método comunicativo en clase y le han secundado. Pocos, ninguno. Y seguiremos así, me temo. 

Algunos pensarán que estoy tirando piedras a mi propio tejado. Puede que sí, pero a mí me gusta mi trabajo  muchísimo. Me encantan los idiomas y trabajo muy duro para no bajar nunca el nivel y me fastidia (más bien me da pena) que otros no se lo tomen tan serio o se abandonen. No se puede criticar al sistema desde fuera porque somos parte del sistema. Falla el sistema y fallamos nosotros. Por eso animo a reciclarse y a estar siempre al día. Si a uno le gusta realmente su trabajo, que trabaje para dar lo mejor y enseñar lo mejor. Los profes también necesitan su propio PLE

Me alegra mucho que se haya escrito este artículo y que se haya puesto voz a lo que muchos pensamos y no nos atrevimos a decir.


4 comentarios:

Miguel Angel Mañez dijo...

Y yo que confiaba que los profesores siempre estaban intentando estar al día e innovando para que el alumno aprenda de verdad...

Gracias

Vic dijo...

Lamentablemente, en algunos caso es así. También los ahí que no paran de trabajar. Muchas gracias por pasarte a comentar ;)

Raúl Fernández Jódar dijo...

Y a mí me alegra que te haya resultado de interés.

Posicionamiento Web dijo...

muy buena entrada, que mas que un expresión libre, pese al entorno, saludos.