viernes, 7 de octubre de 2011

Connecting the dots


Si uno quiere y se pone a ello, puede. Puede costarle un suplicio o puede salirle a la primera, pero con tesón y sin desfallecimiento, sale. Aplicable en casi todos los ámbitos de la vida. Lo que de verdad no puede ser lo sabemos desde el principio, se siente en las tripas. La prueba de que esto y lo que dice la foto son verdades como templos era, es y será Steve Jobs. Ojalá no deje de haber muchos cómo él porque ahora mismo es lo que más necesitamos.
Feliz viernes.