domingo, 22 de enero de 2012

On your marks, get set, bake!


Los domingos para nosotros significan tener tiempo para cocinar esos deliciosos platos de los que uno no puede abusar y no tiene el tiempo de preparar durante la semana. Los domingos significan hornear pan o galletas, bizcochos y magdalenas. Nos gusta la cocina y consumimos mucha literatura y vemos muchos programas al respecto. Muchos de ellos en inglés y eso es lo que ha motivado esta entrada. Si se tiene ya un nivel de inglés intermediate/ upper-intermediate y además te gusta la cocina, puedes disparar tu vocabulario con terminología culinaria simplemente con ver algún programita de cocina con regularidad. Incluso alguien a quien no le apasione la cocina, pero sí degustar lo que sale de ella, pueden beneficiarse de todo lo que aprenderían. Vayamos por partes.

El vocabulario que se aprende es bien amplio y es fantástica la cantidad de verbos que existen para describir procesos (extensibles a otros ámbitos como la ciencia, ya que la cocina tiene mucho de física, química y biología) :
  • verbos para describir acciones, procesos o ténicas culinarias (cortar de mil formas, rallar, espolvorear...)
  • todo tipo de productos (verduras, pescado, cortes de carne, especias, bebidas, etc.)
  • utensilios de cocina.
¿Qué material hay a nuestra disposición para aprender este vocabulario? Queremos recomendar algunos de los programas que nosotros seguimos, libros, pelis, etc.

En alguna que otra ocasión hemos demostrado cierta querencia por Jamie Oliver. A Oliver o le adoran o le odian, si estáis en el primer grupo, genial, porque tiene muchísimo material en su web y en sus libros. Cualquiera de sus programas de Channel Four está disponible en youtube o en su web a golpe de ratón. Para los del segundo grupo, los que no le aguantan, les proponemos un ejercicio de video listening. Jamie Oliver, a diferencia de otros chefs y en lo puramente lingüístico, evita el lenguaje plagado de tecnicismos culinarios y si lo utiliza lo explica (es muy didáctico). Su lenguaje es muy coloquial, plagado de expresividad, del día a día, para que sus seguidores o los televidentes se sientan identificados y no se pierdan. En nuestra opinión esta es la clave de su éxito, independientemente de lo extrictamente culinario. Para los reticentes recomendamos sus vídeos de How To o los de recetas de 30-Minute Meal como ejercicio de listening (input, al rico input).


Nuestro gran descubrimiento del verano, sin embargo, ha sido un concurso de cocina de la BBC, The Great British Bake Off. Se trata de un concurso en el que ciudadanos de a pie a los que les gusta la cocina demuestran sus habilidades con el horno, con recetas caseras y con invenciones (se limita a comida horneada, principalmente con masas dulces y saladas y pan). Dos reconocidos pasteleros y panaderos en Reino Unido, Mary Berry y Paul Hollywood, los juzgan y les proponen retos. Se aprende muchísimo vocabulario y (muchísimas técnicas). Es muy didáctico y además incluye siempre unos pequeños reportajes sobre historia, del tipo de dónde viene el famoso sandwich, por ejemplo. Tenemos que confesar que el pan nos sale de lujo desde que vimos los programas dedicados al pan :-)
La BBC tiene miles de programas de cocina que podéis encontrar en BBC Food. Muchos de estos programas los emiten en Canal cocina y en Viajar y pueden ponerse en inglés con subtítulos si se quiere.Por supuesto, todos estos cocineros televisivos tienen muchísimos manuales y libros publicados que podéis consultar. 

Para una clase de 1º ESO, en la unidad dedicada a la comida, se podría utilizar una receta sencillita de Brownie para que aprendieran verbos básicos y trabajaran con contables e incontables, medidas y pesos. Si además se les lleva al aula de informática y trabajan con la conversión de medidas, pasarán un buen rato. Y se puede hacer a la inversa, que ellos traigan una receta sencilla de sus mamás o de sus comidas favoritas y pasarlas al inglés, lo que implica la producción de un texto donde practicarían esos verbos y el vocabulario aprendido. Uno de mis grupos creó un pequeño recetario. Si además se les quiere recompensar, se puede organizar una degustación de brownies que ellos cocinen en casa (pueden explicar cómo lo han hecho en inglés). Dependiendo del nivel de dificultad que queramos dar y el vocabulario a practicar, se puede usar con mayores.


Por último, hablaremos de una novelita que no es exactamente un libro de cocina, pero que va sobre la cocina y que no es otro que Julie and Julia (my year cooking dangerously), escrito por Julie Powell, que fue bloguera y 'gourmande' de andar por casa antes de ser escritora, y que se ha hecho famoso por la película de Meryl Streep (lo que se cuenta es una historia real). El libro, además de ser más extenso, es mucho más divertido y jugoso. Una buena amiga nos trajo el libro de Estados Unidos hace unos años como regalo de cumpleaños y luego vimos la película, que es muy entretenida, aunque nada comparado con el libro. Quedan recomendados, el libro, si lo que se prefiere es trabajar el reading, y la peli ;-)

¡Feliz domingo!
pd. La foto de los cupcakes de Las Manolitas, una Cupcake Boutique a lo Sex and the City de Alicante donde además de degustar estas joyitas puedes hablar inglés ;-)