jueves, 2 de abril de 2009

Technological Illiteracy


El último post de Successful Teaching "Is it alright to be a tecnologically illiterate teacher?" nos ha inspirado el post reivindicativo de hoy. Es la hora de que algunos educadores dejen de mostrar este "orgullo estrafalario" por su analfabetismo tecnológico. No saber hacer cosas muy sencillas con el Word y desconocer incluso cómo se busca en internet es inexcusable. En una sociedad que depende ahora más que nunca de la tecnología, los profesores que son incompetentes tecnológicos están poniendo en peligro el futuro de sus estudiantes. Afortunadamente los alumnos ya aprenden por su cuenta lo que no les enseñan en el colegio. Pero ¿no es triste que un alumno sepa más que tú? ¿No aprenderían a darle un mejor uso, si sus profesores utilizaran con naturalidad las nuevas tecnologías? Porque al final saben mucho sobre Internet y de cómo bajarse cosas, pero los programas básicos de office...ni idea.

No estoy diciendo que haya que alcanzar un nivel de experto, pero ¿qué mensaje le estamos transmitiendo a los alumnos cuando les tenemos que preguntar cómo se hacen cosas en word?
Es especialmente frustrante para mí encontrar a colegas que sencillamente se niegan a saber nada sobre tecnología. "Uy, yo no entiendo de nada de eso, no sé como se hace, jajajaja". Lo peor no es que no lo sepan, sino que lo dicen orgullosos. Exagerando un poco, hoy en día eso es casi como decir que no sabes leer. No digo que estos profesores deban avergonzarse de su ignorancia, pero si reconocer su incompetencia y ponerse manos a la obra para remediarlo, independientemente de los gustos personales. Por el bien de los alumnos, pero sobre todo por el bien de su carrera profesional. ¿Cómo vas después a exigirle nada a los alumnos? Sería ridículo.

La realidad es que yo sigo encontrándome con estos profesores, pero también con otros que sí saben aproverchar todos los recursos que les ofrecen las tecnologías para la clase. Está comprobado que estar al día en este terreno tiende un puente instantáneo entre el profesor y el alumno, los conectan, hablan el mismo idioma y esta conexión es fundamental tal y como está el patio.


A las nuevas generaciones de profesores no les queda más remedio que estar al día porque se exige que incluyan aplicaciones en el diseño de sus clases. Hace ya tiempo que esto se evalúa en las oposiciones, pero yo me refiero a los que consiguieron su plaza y se han echado a dormir.
Casi todas las comunidades han adoptado sistemas operativos libres en el sector educativo como Extremadura, que fue la pionera, (LinEx, ahora Lenix), Andalucía (Guadalinex), Valencia (Lliurex), Castilla la Mancha (Molinex), etc.. En Extremadura, que va a la cabeza, han desarrollado LinEx Colegios y los profes y maestros han tenido que ponerse al día sí o sí... A ver si obligándolos se animan. Pero debería salir de ellos.