miércoles, 10 de junio de 2009

Repitiendo que es gerundio


Hoy leíamos en El País que finalmente los alumnos de 1º bachillerato que suspendan este año tres o cuatro asignaturas no tendrán que repetir el curso entero, sino sólo las que no hayan aprobado, si así lo deciden (y sus padres, si son menores).

Esta posibilidad había quedado en el aire después de que el Tribunal Supremo rechazara el pasado marzo que los chicos que volvieran a cursar sólo las que habían suspendido completaran el curso con algunas materias de 2º, porque lo consideraba algo muy parecido a una promoción que no estaba contemplada en la ley educativa. En vez de avanzar asignaturas de 2º, esos estudiantes podrán completar el curso estudiando otras áreas que decida el centro como, por ejemplo, refuerzos de algunas materias.

Ésta es una de las posibilidades que han acordado este martes el Gobierno y las comunidades autónomas. Los alumnos también podrán optar por repetir el curso completo, pero guardando la nota de las materias que ya habían aprobado.

Por supuesto, la Consejera de Educación de Madrid ha manifestado diciendo que no había tal acuerdo, y que este es el caso de las demás comunidades gobernadas por el PP que no están de acuerdo con que haya tantas posibilidades y que además, estén en mano del alumno.


Los datos son los que son: de los 300.000 jóvenes que estudian 1º de bachillerato, alrededor de un 22% repite. Las estadísticas, sin embargo, no reflejan qué porcentaje de ellos lo hace porque ha suspendido cinco asignaturas o más, de ser así tendrían que repetir todo de nuevo.

El Ministerio de Educación ha defendido las nuevas modalidades de repetición en bachillerato para combatir el abandono escolar prematuro (del 30%, el doble de la media de la UE), argumentando que no se trata de una etapa obligatoria y, por lo tanto, se hace una mezcla entre la repetición en la ESO y en la Universidad, donde el estudiante no tiene que volver a cursar ninguna materia que haya aprobado.


Como siempre andamos peleando con lo más importante: La educación. No acaban de darse cuenta de que es el la base de todo lo demás y estamos siempre parcheando y discutiendo y probando. De ahí el descontento de los profesores ,que a veces pierden "la fe" y en parte de ese fracaso escolar. Yo de momento sigo confiando en el Ministro Gabilondo y en que se atreverá con esa reforma integral (si le dan tiempo claro).

La polémica está servida. ¿Y tú? ¿Qué opinas?