lunes, 23 de marzo de 2009

El gen finlandés


Ayer leíamos una dura sátira, en forma de entrevista a una investigadora ficticia (bióloga molecular) llamada Arsenia Larudipe, sobre el sistema educativo español (y el carácter español en general) en El País Semanal. Una crítica dura en clave de humor, pero tan cierta como la vida misma. La "entrevista" se incluía en la sección Imaginaciones Mías de Toni Martínez.

El Ministerio de Educación le ha encargado "una misión" muy delicada a la científica Arsenia Larudipe, y es la de encontrar el gen finlandés, que permitirá, una vez injertado en los recién nacidos españoles, poner la enseñanza en un puesto puntero del ranking mundial.

Arsenia reflexiona sobre este encargo tan especial: "llevamos treinta años de democracia y hemos hecho cinco o seis reformas y contrarreformas educativas y el único debate público es si los niños y las niñas deben estudiar religión o condones. No se pasa de ahí, no salimos adelante".

Pero ¿por qué Finlandia? "Pues porque son los primeros en los resultados escolares".
Arsenia busca el gen finlandés por encargo de la ministra porque eso es más fácil que emprender una reforma integral del sistema educativo, buscar un pacto nacional de las fuerzas políticas, autonomías, sindicatos, empresarios... En resumen: "es más facil encontrar el gen finlandés que hacer una reforma educativa seria en España".

A la pregunta de ¿Y una vez encontrado el gen finlandés? Arsenia responde que entonces habría que encontrar una subvención de alguna entidad privada para poder estudiarlo, porque una vez encontrado el gen se acaba el presupuesto público. Algo que es habitual en España, señala.

Entonces si encontraramos el gen finlandés..., le vuelven a preguntar.

Arsenia: "Sería un pelotazo. El pelotazo español. En lugar de progresar con esfuerzo colectivo, nos entregamos a una genialidad individual que nos saque de pobres. España pura, España siempre".

Pero la crítica de Arsenia no acaba ahí:

"Es de suponer que si conseguimos adaptarnos al gen finlandés, el país mejorará. A ver cómo respondemos al clima siendo de alma finlandesa. No está claro. Hace un par de años hicimos una experiencia piloto trayendo a cien finlandeses a España para observarles en cautividad". "Andan con problemillas. A los dos meses de llegar, la mitad ya andaban hipotecados por encima de sus ingresos, otros tenían negocietes urbanísticos en ayuntamientos, los ingenieros aeronáuticos sólo encontraron trabajo en hostelería y el resto dice que no vuelve a Finlandia, que como en España en ningún lao. Nadie es perfecto. Ellos tampoco. Les pones solecito, una caña, unas tapas, y se estropean. Como cualquiera. Pero hay que tener fe, que es algo también muy nuestro."

Bueno creo que Arsenia lo ha dicho todo. Poco más que añadir. Tengan fé...