jueves, 12 de marzo de 2009

Toda una vida viajando en barco



Hoy dedico el post a muchos de aquellos niños de mi generación que han crecido disfrutando de la lectura cuando aún no había video consolas y tener un Spectrum era una suerte (el mío era un Sinclair ZX, véase la foto)..

Mientras hacía cola para pagar en la librería he estado curioseando los libros de niños y me he topado con la colección El Barco de Vapor de SM. Por un momento me he transportado a mi infancia. Cómo olvidar todos esos libros entrañables que releías sin parar. Yo los tenía todos. Me los leía en una tarde, a la hora del bocata, de espinete y los Fraggels. Y es que El Barco de Vapor está a punto de cumplir 31 años, como yo.


Estaban (y están) clasificados por edades utilizando diferentes colores: los libros para los más pequeños de color blanco; a partir de 7 años, azul; a partir de 9 años, naranja; y para los más mayores (12 años), la roja. Recuerdo la curiosidad que me despertaban los de la serie roja cuando yo aún estaba en la azul.

El muñeco de Don Bepo; ¿Sopitas con canela?; Abracadabra, pata de cabra; El Pampinoplas; Jeruso quiere ser gente; Querida Susi, querido Paul; Maxi el aventurero; Renata y el mago Pintón; Caramelos de menta; El mensaje de maese Zamaor; Fray Perico y su borrico; El Pirata Garrapata; La nariz de Moritz; El fabricante de sueños; Con la cabeza a pájaros (tronchante); la genial trilogía de Asesinato en el Canadian Express; Terror en Winnipeg y Pesadilla en Vancuouver, El Celeste, Pájaro rojo de Irlanda, .. Podría seguir y seguir. Los títulos eran buenísimos. Ay, qué feliz era yo leyéndomelos y cuánto han educado estos libros..
. Y que sigan haciéndolo muchos muchos años más.

Los conservo todos en perfecto estado...Son mi herencia.