domingo, 8 de marzo de 2009

International Women’s Day: Yes, We Can


Con motivo de nuestro día, que paradójicamente cae en domingo, me he dado una vueltecita por webs oficiales para ver que se cuece. Para ser sincera, no sé si me gusta que haya un día de este tipo. Personalmente, el "8 de marzo" lo meto en el mismo saco que el resto de "días de": día de la madre/ padre/ enamorados, etc. Yo soy bastate pragmática, y lo que me gusta son los hechos. Y los hechos son que aún estamos muy por "detrás" en muchos aspectos y me da risa que elijan un día al año para hacer propaganda tanto por una parte como por la otra, porque tampoco soporto a las feministas recalcitrantes. En el punto medio está la virtud. Más hechos y menos discursitos grandilocuentes. Pero a parte de todo esto, he seguido satisfaciendo mi curiosidad y me he leido de dónde viene esta celebración y este es un pequeño resumen para los que como yo "han oído campanas, pero no saben dónde"...

"La conmemoración del día 8 de marzo como el Día Internacional de las Trabajadoras se originó en los lugares de explotación laboral de la industria textil del siglo XIX en Nueva York. Las mujeres trabajaban muchas horas al día en condiciones insalubres, por salarios miserables y sin derecho a compensación por accidentes ni a formar sindicatos. No había servicios de guardería y las madres tenían que llevar a sus hijos al trabajo. Las 129 mujeres que murieron en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist en la parte baja de Manhattan trabajaban en esas condiciones infrahumanas.

El aumento de la concienciación en cuanto a la necesidad de mejores condiciones de trabajo y un sindicato condujo a una manifestación de los trabajadores de la industria textil y del calzado el 8 de marzo de 1857, en las calles de Nueva York. La policía dispersó a los manifestantes a porrazos, pero las mujeres siguieron interesadas en sindicarse. El 8 de marzo de 1908, se realizó otra manifestación con las mismas peticiones además de la del derecho al voto. El Día Internacional de las Trabajadoras se estableció mediante una resolución presentada por Clara Zetkin, líder del Movimiento Internacional del Trabajador en Alemania, antes de celebrarse la Conferencia Internacional de la Mujer en diciembre de 1910.
El día se ha celebrado en Europa y en otros países desde 1970 en honor de las estadounidenses de las industrias del tejido y para animar a las trabajadoras de todo el mundo a seguir luchando por sus derechos. El día se observa no como una ocasión para celebración, sino para reflexionar acerca del día laboral doble, el acoso sexual, la violencia doméstica, las inequidades salariales y otros problemas que siguen afectando a las mujeres".

Que se reflexione sobre nuestros problemas un sólo día al año, no va a hacer que no tengamos jornada de trabajo doble (en casa y en el trabajo), no va a hacer que se repartan las tareas, que haya menos mujeres maltratadas, que nos suban el sueldo, y un largo etcétera, pero sí que por un día se avergüenzen un poquito todos aquellos que nos ponen trabas para prosperar.